Pataz - La Libertad, 15 de diciembre del 2018
Menú Principal

No nos lavemos las manos | Por: Antonio Campos Castillo

Compartir vía:

No nos lavemos las manos | Por Antonio Campos CastilloMe da asco escuchar nuevamente de nuestra clase política del país, que a fin de cuentas es simplemente sacar a la luz el PAN DE CADA DÍA, lo que hacen los políticos nacionales, lo repiten los regionales, los de las provincias y distritos. Lo digo con conocimiento directo porque he participado en el ámbito político local, llegando a gobernar una provincia en el cargo de Primer Regidor. Los políticos que creen en los principios básicos de la ética, la moral y la ley, generalmente el sistema les excluyen.

Lo que se descubrió de MONTESINOS, destapó la olla de corrupción de Fujimori en la década de los 90. Lo que se ha destapado con ODREBECHT y BARATA es la olla de la corrupción de estas dos últimas décadas.
Ni la religión (católica o evangélica) se salva, nunca denuncian estos hechos, al contrario andan bendiciendo y predicando el otro mundo.

Por consiguiente: RETIRARSE, NO REFLEXIONAR, NO PARTICIPAR, de la realidad de nuestros pueblos – País, es evadir responsabilidad, es lavarse las manos.

En religión Cristo afirma, no se salvará el que diga Señor, Señor, sino el que haga las obras concretas. En Filosofía, Aristóteles, decía el hombre por esencia es “ZOON POLITIKON”, animal político.

El poeta, dramaturgo y filósofo Berthot Brech, afirma: “El peor analfabeto, es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”.

Antonio Campos Castillo. Padre y periodista con estudios de postgrado en proyectos de responsabilidad social y desarrollo sostenible.

Compartir vía:

Comentarios