Menú principal

Ocaso y Pérdida de Identidad Cultural de las Fiestas Patronales

Escribe: Ronald Silva Cruz – Antropólogo social.

RONALD SILVA

Ronald Silva

Me comentaba un amigo el ocaso de las fiestas patronales, sugerido a raíz de las costumbres perdidas en las fiestas de la provincia de Pataz en especial del distrito de Chilia, eso me dio la idea de hacer un pequeño artículo referido a este comentario, visto desde la perspectiva del turista chiliano (residente muchos años fuera del distrito) con esta esta idea quiero desarrollar muy específicamente un par de palabras OCASO e IDENTIDAD CULTURAL para no extenderme mucho; primeramente habría que mencionar que entendemos por acaso, según el vocabulario se entendería “cuando el sol declina y cae la noche”, por identidad cultural se puede entender por “un conjunto de valores, tradiciones, símbolos, creencias y modos de comportamiento que funcionan como elementos dentro de un grupo social”, a partir de ahí podemos comenzar a armar la idea de por qué el ocaso y la pérdida de identidad cultural de las fiestas patronales y diremos que básicamente se ha ido perdiendo producto de las formas e ideas que hace pocos años se ha comenzado a importar de la costa producto de esta mal llamada globalización en que estamos inmersos nuestra civilización y por ende han ido socavando nuestras costumbres y vistas desde adentro como productos mejores por las mayorías de personas especialmente por las capas más jóvenes de la población que han asimilado rápidamente el producto.

Ocaso y Pérdida de Identidad Cultural de las Fiestas Patronales

En la foto los chirocos del distrito de Chilia participando en una fiesta patronal del Anexo La Alborada | Foto: PatazNoticias

Como es posible que nadie quiera salir a danzar y si salen tiene que haber un incentivo monetario ligado a una falaz vergüenza por lo nuestro, de ahí que lo importado se vea mucho mejor, entonces lo que nos distinguía como identidad se está acabando poco a poco y por ultimo caerá la noche y seguramente todo lo que alguna vez nos caracterizó como pueblo se habrá perdido para siempre, pero acaso esto tiene que ver de alguna manera con las instituciones tutelares de un pueblo, yo pienso que si primeramente los colegios son los llamados a seguir cultivando esas tradiciones llámese danzas autóctonas (waris, diablada, amicos), bailes tradicionales (vals), presentaciones teatrales (moctezuma) que cada cierto cantidad de años lo escenifican, querer y valorar nuestros chirocos y nunca olvidar que la rica chicha es parte de nuestra identidad, nuestros antepasados lo celebraron con ese líquido preparado a base de jora de maíz y la exquisita gastronomía local cada día más proclive a la extinción.

Está también los llamados a esa tarea los gobiernos locales (municipalidades) a través de amplias convocatorias a asociaciones civiles para que también se sumen a esta tarea de seguir preservando lo nuestro y lo más importante la misma gente debe tomar conciencia de que nosotros mismo estamos abrazando nuevas costumbres y dejando que nuestras propias tradiciones y cultura se vayan despareciendo en ese oscurantismo que es el olvido, en vez de lo espantoso y ridículo que se ha vuelto nuestras fiestas llenos de cerveza, mercantilismo a todo dar y las infaltables orquestas pensar que ahora se pregunta la gente al aproximarse una fiesta que orquesta va A venir y si no viene ninguna la gente comenta que esa fiesta no va a valer nada, dejando de lado lo esencial de estas celebraciones que es revalorar cada año lo nuestro lo propio el amor a nuestros santos católicos a nuestras costumbres y sobre todo a nunca ser alienados con nuestra propia identidad cultural. Esa identidad que heredamos de nuestros antepasados y que debe ser siempre nuestra responsabilidad cuidarlos y no perderlos jamás.

Por: Ronald Silva Cruz
Antropólogo Social por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos