Menú principal

Investigan a policías por coludirse con grupos delictivos en el norte

Investigan a policías por coludirse con grupos delictivos en el norte

Fotos: Correo

Aunque juraron proteger a la ciudadanía del imparable accionar delictivo del hampa, lamentablemente algunos agentes de la zona norte del país han quebrantado ese compromiso y han terminado involucrándose con diversas organizaciones criminales.

Según los informes de las diferentes oficinas de Inspectoría, un grupo de efectivos policiales están siendo investigados al incurrir en faltas muy graves, solicitando, en muchos de los casos, la baja correspondiente.

TUMBES. De enero a setiembre de este año, cinco suboficiales de la Policía fueron apresados y purgan 18 meses de prisión preventiva en el penal de Puerto Pizarro por, presuntamente, estar vinculados a la organización criminal “Los Chivitos de Campo Amor”, la cual que sembraba el terror en la provincia de Zarumilla.

Otros tres agentes, entre ellos un oficial PNP, son investigados con comparecencia restringida por el mismo caso.

Los efectivos vinculados de pertenecer a esta banda son los suboficiales Lenin Esteward Ventura Calmet (29), Luis Miguel Ayasta Romero (29), Luis Jhonatan Santa Cruz Saavedra (31), Roberto Antonio Ojeda Salas (29) y el suboficial superior Walter López Vinces.

La función de los agentes era de “colaboradores”, es decir, brindar información sobre los operativos que se iban a ejecutar para que los hampones estén alertas, informó la Policía. A decir de la Fiscalía, los uniformados recibían 700 soles mensuales a cambio de la valiosa información.

En tanto, el comandante Marco Antonio Rojas Vargas, comisario de Zarumilla en esa fecha, quien también se encontraba en la lista de policías vinculados con dicha banda delictiva, no fue detenido durante la operación.

Asimismo, los efectivos Víctor Márquez Mijahuanca y Anthony Huancas Correa, acusados por la Fiscalía, también recibieron comparecencia restringida y llevan el proceso en libertad.

“Los Chivitos de Campo Amor” es la más grande organización criminal desarticulada en 2017 y se dedicaba a los delitos de extorsión, sicariato, tenencia ilegal de armas, cobro de cupos, robo agravado, entre otros delitos.

Por otro lado, en el mes de junio, en un megaoperativo policial a nivel nacional se intervino en Tumbes a tres policías vinculados, presuntamente, a la organización criminal “Los Babys de Oquendo”, dedicados al tráfico de terrenos.

Los agentes detenidos son Juan Alberto Bravo (50), Lenny Martín Gonzales (26) y Pamela Vanessa Lescano Vila (21), quienes eran investigados por asociación ilícita para delinquir.

Cabe indicar, que pese a que los suboficiales fueron intervenidos en Tumbes, ninguno de ellos prestaba servicios para la Región Policial de esta región.

LAMBAYEQUE. La Oficina Regional de Inspectoría de la región Lambayeque, desde el 2016 hasta septiembre del 2017 investiga a cerca de 200 agentes por estar inmersos en diversos procesos administrativos y disciplinarios.

De ellos, 54 uniformados han pasado al retiro por infringir el reglamento institucional y por haber sido denunciados por una serie de delitos, entre ellos corrupción.

Según representantes de Inspectoría Regional, existen 90 procesos abiertos, de los cuales 20 corresponden a oficiales PNP y 75 a suboficiales. De estos últimos cinco se encuentran presos en el penal de Chiclayo ubicado en el distrito de Picsi, por delitos de corrupción.

Un sexto, Fidel Coronado Barturén (27), también sería enviado a la cárcel por el asesinato de su joven esposa, también agente del orden, Gianelly Coronado Rojas (22).

Mientras que el agente Juan José Cruz Dávila, conocido con el alias de “Peluche”, es investigado por presuntamente integrar la organización criminal “Los Charlys de Fanny Abanto”.

En su momento, el jefe de la Macro Región Norte, general PNP Jorge Pérez Flores, señaló que también existen 40 efectivos que han sido sancionados al cometer infracciones disciplinarias dentro de la institución tutelar.

Entre las diferentes infracciones está conducir en estado de ebriedad, violencia familiar, no concurrir a su servicio, no auxiliar a una persona en peligro y al no brindar una debida atención y buen trato al público en general.

PIURA. Los ojos de los peruanos estuvieron en Piura para observar la captura del mayor PNP Manuel Hilario Rosales Sánchez, quien hasta la fecha permanece detenido en el penal de máxima seguridad Miguel Castro Castro, acusado del delito de extorsión, lavado de activos y asociación ilícita.

En otro caso, se desarticuló la organización criminal “Los injertos del comandante Mela”, donde más de diez policías presuntamente tenían nexos con esta banda organizada dedicada a la extorsión, robo y sicariato. Los agentes permanecen en el penal de Piura y fueron dados de baja los suboficiales Yoel Dit Marchena Guerrero y Martín Anselmo Acosta Castro.

Mientras la investigación a la de red “Los injertos del comandante Mela” continuaba, la Fiscalía Contra el Crimen Organizado seguía al acecho de estos delincuentes, así como de los malos elementos de la institución policial. Es así que una megaoperación en la provincia de Paita hizo rodar las cabezas de los comisarios de las dos dependencias policiales de dicha ciudad.

Se trataba del comisario del sector de Paita Alta, mayor PNP Luis Rodríguez Pereda, y del comandante PNP Javier Gonzales Lachira. Este último se desempeñaba como jefe de la dependencia de Paita Baja.

Ambos oficiales, hoy pasados al retiro, apelaron la decisión preliminar, pero para los magistrados, las escuchas telefónicas de Rodríguez Pereda con la cabecilla de la red criminal fue fundamental para hallar su responsabilidad.

En el audio se escucharía que cobraba 1,000 soles mensuales por hacerse de la vista gorda y no capturar a los integrantes de esta banda.

Este año, y tras un polémico proceso que empezó en 2015, se dictó prisión preventiva para trece policías investigados por la Fiscalía Contra el Crimen Organizado de Lima por presuntamente formar parte de una organización criminal que creaba escenarios y emboscaba a delincuentes.

Los agentes apelaron la decisión emitida en primera instancia, por lo que solo les confirmaron la prisión preventiva a seis de ellos, quienes ahora forman parte de la lista de “Los más buscados” del Ministerio del Interior.

Como lo ha dicho en su momento el jefe de la Macro Región Policial, general Luis Bisso Pum, no es que la institución esté corrompida, sino que se trata del actuar de manera personal de los agentes.

LA LIBERTAD. Mientras que en La Libertad, la Oficina de Inspectoría informó que a la fecha se investiga a un aproximado de 600 agentes del orden por diversos hechos que van desde una queja por una mala intervención hasta cometer un hecho delictivo.

En el megaoperativo contra la organización criminal “Los Ángeles Negros”, dos efectivos del orden fueron intervenidos junto a los demás presuntos integrantes de esta gavilla.

A ellos, la Fiscalía los acusa de colaborar con la organización criminal al brindarles información sobre los operativos que se realizaban en la provincia de Chepén.

Por tal motivo, tras realizar la audiencia de pedido de prisión preventiva, el Poder Judicial dispuso que los agentes policiales Miguel Ángel Soberón Correa y Willy Alonso Vásquez Navarro sean investigados desde prisión.

Como se recuerda, el coronel Gastón Ramos Colque señaló durante el primer semestre del año se habían registrado más de 150 denuncias contra el personal policial, en su mayoría por violencia familiar.

Cabe señalar que en la última intervención a la organización delictiva denominada “Trilogía Trujillo”, se intervino al expolicía Jimmy Heysen Suárez Paredes, quien participaba en los asaltos.

Las intervenciones por coimas no estuvieron ausentes. Como se recuerda, dos agentes del orden fueron sorprendidos luego de recibir dinero para favorecer a unos detenidos.

ÁNCASH. En mayo último, en el megaoperativo “Maremoto”, la Policía y la Fiscalía de Crimen Organizado detuvo

a 19 presuntos integrantes de la banda “Los Secos de Chimbote”. Entre los detenidos figura el expolicía, Deyvi Chávez de la Cruz, quien -según el Ministerio Público- colaboraba en la selección y la captación de las víctimas.

De igual manera, se intevino al suboficial Luis Solom Bocanegra (53), por presuntamente haber pedido una coima a un taxista que se pasó la luz roja.

En tanto, en julio pasado, el suboficial de segunda PNP, Jesús Gamez Villafranca (26), quedó detenido tras chocar el patrullero de la comisaría de Rinconada, donde prestaba servicio, por encontrarse en estado de ebriedad.

Mientras que en agosto último, el suboficial de tercera, Anthony Morales Hernández, fue detenido tras ser acusado de asesinar a su amigo Bruno Urdániga Chávez, en su vivienda de la segunda cuadra de la avenida José Pardo, en el centro de Chimbote.

El policía, al parecer, sostuvo una discusión con la víctima por un lío amoroso, lo cual habría originado que le dispare en la cabeza. El Poder Judicial ordenó siete meses de prisión preventiva por el delito de homicidio simple.

A inicios de setiembre, el mayor PNP (r) Víctor Sánchez Charcape fue condenado a dos años y ocho meses de prisión suspendida tras agredir salvajemente a su esposa, una subofical PNP, en los exteriores de la comisaría Buenos Aires, en Nuevo Chimbote. La violenta agresión fue registrada por una cámara de seguridad de la zona.

Además, el exoficial escapó del lugar manejando su vehículo en estado de ebriedad y, tras ser detenido, insultó y agredió a los efectivos en la comisaría. (Fuente: Diario Correo)