Menú principal

¿Se debe forestar o no el cerro las Tres Tullpas de Chilia?

Mariano Bailon PinedoMiremos el tema de la forestación sin apasionamiento. Cada cual es libre de emitir su pensamiento. El mío es apoyar la tarea del alcalde de Chilia, tal vez porque ese ha sido y es mi mayor deseo y lo es, sin duda, de miles de patacinos que sueñan con ver sus cerros ociosos sembrados con cientos de miles de pinos, cipreses, casuarinas y otros árboles maderables.

Como en otras ocasiones, esta vez también voy a poner como ejemplo la forestación de 12,800 hectáreas de cerros de Porcón, ubicado a 30 kilómetros de Cajamarca, cuyos trabajos comenzaron a mediados de 1960. El clima de Porcón no es diferente al de las punas de la provincia de Pataz, tampoco es diferente su geografía agreste.

Los beneficios de la forestación comenzaron a sentirse veintiocho años después de la siembra de los primeros plantones, y actualmente la Granja Porcón es una de las mejores experiencias de turismo rural y vivencial, emporio agrícola, ganadero y modelo de desarrollo ecoturístico.

La forestación de los cerros de Pataz, daría trabajo a más de seis mil trabajadores no calificados; se les pagaría por producción, es decir, de acuerdo a la cantidad de hoyos que abran.

Ahora cabe preguntarse, ¿qué afecta más el medio ambiente. La siembra de árboles o la minería?

No creo a alguien se le ha ocurrido talar una planta nativa como chagpa, tayanca, goshgo, zarzamora y otros cientos de estas especies para reemplazarlas con nuevos plantones, pues hacerlo no merecería llamarse forestación sino deforestación.

Opinión de Mariano Bailon Pinedo – Periodista